Manejo del animal

Para facilitar el aprendizaje del manejo de las llamas se tiende a compararlo con la oveja. Si bien las similitudes son significativas existe una clara diferencia entre la oveja y la llama y es su marcada personalidad. Las llamas son animales sumamente inteligentes, con una memoria visual mucho más amplia que la de la oveja. La tranquilidad de la llama también es un signo característico que la diferencia de la oveja. En el momento de arrear una llama al corral no se necesitan movimientos bruscos, ni ruidos extraños; con un simple acompañamiento a pie o a caballo la llama encontrará el camino que usted le indica.

En el momento de lidiar cara a cara con el animal es conveniente acercarse desde atrás y tomarlo del cuello, intentando lo más rápido posible alcanzar una de sus orejas. La toma de la oreja es la forma más fácil de dominar al animal. Este quedará paralizado.

Al momento de comprar un animal lo más aconsejable es mantenerlo cerca de la casa. La llama se acostumbrará a los pocos días al movimiento constante de personas a su alrededor, interiorizandose poco a poco con intriga e interés.